Directorio H. Ayuntamiento 2012-2015

Valladolid, Capital del Oriente Maya
y Ciudad de Chichén Itzá

Colonias/sisal

Estas en: www.valladolid.com.mx » colonias » sisal » convento

Regresar | Iglesia| Parque | Convento de Sisal | Calzada de los Frailes |

CONVENTO DE SISAL

Ex-Convento de Sisal

El convento de San Bernardino de Siena, ubicado en el barrio de Sisal y uno de los sitios más emblematicos de esta ciudad colonial, fundado en 1552 por la Orden Franciscana, se ubica en el corazón del antiguo barrio de Sisal, al sureste de la plaza principal de Valladolid, hace 450 años.

 

Fué la primera sede de la Orden Franciscana en la ciudad de Valladolid, el convento de San Bernardino de Siena guarda celosamente -durante más cuatro siglos- entre los muros del templo de la parroquia un par de vestigios de las formas pioneras de evangelización utilizadas por los frailes para "convertir" a los descendientes mayas yucatecos.

 

El Convento Franciscano, fué punto de partida para las actividades franciscanas apostólicas; en su convento estuvo preso el famoso pirata Lorencillos.

 

 

En su fachada sobresale la portería con arcos de medio punto y a los lados dos capillas; el acceso principal al templo es de arco de medio punto y, arriba de éste, hay una ventana coral y un escudo franciscano; rematan la sobria fachada dos espadañas.

 

Iglesia de San ServacioEn su interior, lo más interesante es su retablo principal en madera pintada en oro, y algunos nichos con esculturas; todo adornado con motivos vegetales, de estilo barroco.

 

El claustro es de dos niveles; en el pasillo de la planta baja se encuentran resto de una vieja noria que da sobre la boca de un cenote. En este convento, Fray Bernardino de Valladolid inició una de las primeras obras científicas mexicanas, el "Catálogo Botánico", con nombres en latín y castellano, dibujos y explicación sobre las virtudes curativas, los usos domésticos e industriales de cada planta.

 

En una cámara podemos admirar lo que queda aún de una serie de grandes murales pintados a mano, que representan una procesión de santos que debieron cubrir todas las paredes. Sólo pueden apreciarse tres de ellos que están por diluirse por la humedad.

 

Iglesia de San ServacioPara irrigar tan gran extensión se precisaba de una noria que lanzara por los sólidos acueductos el suficiente líquido extraído, por los hombres o  por bestias. La noria se edificó en una pequeña elevación de la bóveda' por la parte norte del convento. Su solidez ha permitido su supervivencia ante la inclemencia del clima y el abandono que sufrio urante un largo tiempo.

 

La noria tiene forma rectangular y como "techos" tiene dos gruesos arcos de piedra que se cruzan en el centro de la boca del pozo. Se conservan las escalinatas que por cuatro partes hacían llegar hasta el promontorio. En uno de los pilastrones está tallada en la piedra una lacónica impresión: "Año 1613", que señala su terminación.

 

A corta distancia de la noria, hacía el oriente, hay otra "boca:' del cenote Sis-Há, que es un brocal desde donde puede admirarse la imponente profundidad de las aguas.

 

Iglesia de San ServacioLos patios enormes que encerrados en una gruesa muralla circundan todo el Convento de San Bernardino se erigió sobre el cenote Sis-Há; que junto con el del barrio de Santana fué la principal fuente de abastecimiento de agua de los Cupules.

 

El genio constructor de los franciscanos y el esfuerzo a veces sobrehumano de los ya disciplinados indios, cubrieron esa monumental roca en más de cien metros cuadrados con fértil tierra que, dice la historia, "en algunas partes pasó de 2 varas de espesor" y en esa huerta, podían acomodarse en las etapas aciagas, provocadas por los indomables indios, que jamás se doblegaron ante el poderío de las huestes de Montejo El Sobrino, hasta dos mil soldados con sus cabalgaduras.

 

De ahí que el Convento asi como casi todos los conventos de Yucatán se levantaran con el doble fin de albergue de los frailes y como fortaleza contra los interminables combates de los mayas.