Directorio H. Ayuntamiento 2012-2015

Valladolid, Capital del Oriente Maya
y Ciudad de Chichén Itzá

Fiestas-y-tradiciones

Regresar | Teatro de Xocen | Feria de Candelaria | Chispa de la Revolución | Gremios | Hanal Pixan |

Teatro Xocen

Teatro en Xocen

Xocén se ubica en la región milpera de Yucatán, a doce kilómetros de Valladolid, siendo una de las 28 comisarías de éste municipio. Tiene una altitud de 22 metros sobre el nivel del mar, y se ubica a una latitud norte de 20.36 grados y 88.09 de longitud oeste. A la llegada de los españoles era una de las 36 comunidades que integraban la provincia de Cupul.

 

Se le reconoce, junto con Kanxoc, por los enfrentamientos bélicos contra los hispanos, principalmente la Guerra de Castas y el inicio de la Revolución Mexicana. Entre los numerosos mitos que aún prevalecen destaca que en esta región vivieron los p’uuso’ob, que eran semidioses, en ese tiempo bastaba con sembrar una semilla en un ka’anche’ para tener maíz, en abundancia, para todo el año.

 

 

Teatro en XocenAún se practican el Cha Cháak, petición de lluvia y que actualmente es el ritual agrícola más grande asociado a la agricultura milpera, y uno de los protagonistas de este rezo es el hmeen Marcial Dzib May. En el informe del encomendero Corzo, en 1579, menciona que en Xocén “adoraban en tiempo de su infidelidad un ídolo que llamaban Chaac, que es abogado del pan y de las lluvias; sacrificándole armados, perros y otras aves silvestres, y cazas de venado y conejos”.

 

A mediados del siglo XIX , el evento histórico más importante en Yucatán fue la Guerra de Castas, que emprendieron los indígenas contra los blancos o dzulo’ob. Las causas de este conflicto fueron múltiples, entre la que destaca el resentimiento por los maltratos, descontento por el cobro de contribuciones, problemas políticos, tanto de orden regional como internacional.

 

Teatro en XocenXocén fue uno de los primeros pueblos involucrados en la sublevación, junto con Kanxoc, comisaría aledaña. En la Parroquia de Chichimilá fue donde se “encendió” el movimiento, debido al fusilamiento del cacique, o batab, Manuel Antonio Ay, el 25 de julio de 1847. El último cacique de éste fue Cosme May. Xocén está relacionada estrechamente con la Guerra de Castas, y sobre todo con la Cruz parlante, que se erigió como “comandante de los mayas”, de hecho, de ahí se originó.

 

A mediados del siglo XIX comenzó en la entidad la producción henequenera, pero la zona oriental (Espita, Valladolid y Tizimín) no destacó como productora, pero en maíz y ganado. En 1862 se registró un notable descenso poblacional debido a que muchas de las haciendas fueron destruidas y abandonadas durante el conflicto. Posteriormente, algunas fueron rehabilitadas, pero paulatinamente. Olegario Molina, cabeza de la oligarquía henequenera, gobernador y ministro de finanzas de Porfirio Díaz, reconstruyó el caso de Dzantunch’en, cuyos anexos se establecieron en los cenotes Bojé, Zacahuá y San Lorenzo.

 

Teatro en XocenSe empezaba a levantar la hacienda y la actividad henequenera cuando comenzó otra vez la guerra, la cual, se le denominó “Chispa de la Revolución”, siendo nuevamente abandonada la hacienda, aunque al principio los indígenas no se querían quitar, pues no tenían dónde vivir, pero finalmente, nadie se quedó en ella.

 

La hacienda se liberó en el período de Felipe Carrillo Puerto y con las tierras se formó un ejido. El endeudamiento de los “esclavos” comenzó cuando Graciliano Sánchez llegó a vender mercancías a Xocén, pero principalmente, aguardiente, por lo que enganchó a la gente para trabajar en la hacienda y fomentar el vicio. De las 150 familias existentes en aquella época, 40 eran esclavas. También había de Cuncunul y Kanxoc. En Valladolid, el 4 de junio de 1910, estalló un movimiento armado, del cual los historiadores no se ponen de acuerdo si fue el primer brote revolucionario del país.